La disciplina artística del diseño, un reto postindustrial

La disciplina artística del diseño, un reto postindustrial

Carme Ortiz, David Serra, Felip Vidal: ESDAP Catalunya

Overview

La disciplina artística del diseño ha devenido en los últimos años un encuentro de conocimientos híbridos que han transformado la idea nacida a partir de la 2ª Revolución Industrial en que el diseño se centraba en la relación producción-mercado-consumidor. Las aportaciones de Victor Papanek, Design for the Real World (1971), abrieron la puerta a una idea de diseño más flexible en la que éste quedaba impregnado de una serie de valores que nos inducían a un modelo social desde donde proyectar.
Actualmente lo que denominamos el enfoque disciplinar diseño social deviene un proceso y modo de acción transversal. Autores como Press y Cooper (2003) o Manzini (2015) han desarrollado esta noción del diseño para situarnos en un modelo de diseño de procesos participativos, centrado en los usuarios y en casos de emergencia social. El diseñador ha devenido así el facilitador de un proceso creativo que persigue no sólo la participación de unos usuarios que, si bien no son expertos en diseño sí lo son en sus propias experiencias. Así, hay que observar esta participación no únicamente como un procedimiento guiado por el diseñador sino también como un proceso en el que cada uno de los partícipes ejerce un rol imprescindible para el devenir del propio proyecto.
En este enclave, las escuelas superiores que trabajan en la nuevas didácticas y metodologías de transmisión de conocimiento son sensibles y observadoras de las necesidades de una sociedad en constante transformación, en definitiva un momento de cambio de paradigma, cuyo interés se centra en la capacidad de adaptación de nuestros currículums centrados en las disciplinas de arte y diseño, y en concreto en el papel transversal de la disciplina artística de diseño. Desde este punto de vista nos interesa abordar como se debe adoptar el reto de formar a futuros diseñadores para hacer frente a soluciones de una realidad compartida y de movimientos líquidos globales. De esta manera, en esta comunicación queremos aproximarnos a nodos clave que determinen en el currículum de los estudios de diseño los ejes de trabajo que pueden dar respuesta al mundo de hoy. Especialmente basculando entre la necesidad de articular soluciones basadas en procesos colectivos y salvaguardar la esencia especulativa emparentada con los procesos artísticos de creación ya que éstos, a diferencia de otros ámbitos, se caracterizan por la indeterminación de resultados prefijados. La creación artística apunta hacia momentos significativos en los que el alumnado adquiere idealmente un conocimiento posicionado a partir de su propia práctica. En este sentido, los recursos didácticos y las estrategias involucradas en la metodología proyectual representan una mediación entre la práctica del diseño y la indagación acerca de nuevos espacios de construcción del propio rol del alumno como futuro profesional del diseño. Se trata de producir un discurso que sea a su vez tanto el resultado de una mirada como de la capacidad de construirla de un modo singular, advirtiendo escenarios inéditos con una relevancia e impacto social. Se trata, en definitiva, de que el enfoque proyectual permita dialogar e hibridar el pensamiento crítico y anclado socialmente con los procesos especulativos.

En esta comunicación, a partir de ejemplos, queremos aproximarnos a como se trabajan los nuevos valores transformadores cada vez mas presentes en el aula y los currículums: participación, colaboración, cooperación, sostenibilidad,… Que han sustituido a los de progresos, individualidad, éxito,… En definitiva abordar un ejemplo de transformación del modo producción-mercado-consumidor a que dieron respuesta Escuelas como la paradigmática Bauhaus alemana en respuesta a la necesidades creadas por la conocida como 2ª Revolución industrial, de donde salieron posteriormente las sectorización del conocimiento en especialidades, tales como: producto, moda, interiores y gráfico. Nos situamos en un momento postindustrial y postfordista donde la relación producción-mercado-consumidor tiene que ser pensado des de la nueva realidad, glocal y tecnológica. Nos interesa dar nuestro punto de vista en una disciplina de conocimiento que es capaz de trabajar con planteamientos artísticos, creativos, especulativos, sociales y en su caso aplicadores.